Marcos Linares: “Llego a esta temporada con la cabeza puesta en que quiero ser figura del toreo”

Marcos Linares es uno de los participantes con mayor proyección en el escalafón novilleril. La temporada pasada debutó con caballos en Morón de la Frontera y actuó en plazas importantes como Córdoba, Santander o Sevilla. Siendo, también, galardonado con la “Espiga de Oro” en Calasparra y el trofeo al mejor “Toreo de Capote” en Arnedo.

Además, fue semifinalista del Circuito de Andalucía, logro que le ha servido para ser seleccionado “por méritos propios” en la nueva edición del certamen. Él es conocedor de que hay muchas esperanzas puestas sobre su figura y quiere sacarse la “espinita clavada” del año anterior.

El próximo sábado 11 de marzo, en Montoro (Córdoba), el linarense iniciará su andadura en el Circuito de Andalucía con una novillada protagonizada por las reses de Gabriel Rojas. Hablamos con él antes de esta gran cita.

– ¿Cómo surge tu afición por los toros?

Un día, con cuatro años, mi abuelo me llevó a la plaza de toros de Linares. Allí vi que se hacía una “cosa” que no la podía hacer todo el mundo. Vi que un hombre se jugaba la vida delante de un toro, que le cogía, se volvía a levantar y se ponía, de nuevo, delante del toro, como si no hubiese pasado nada. En mi cabeza solo entraba que sólo podía ser un superhéroe.

Desde ahí me obsesioné con que yo quería conseguir lo que hacía ese hombre y, desde ahí, ya no paré. A los cuatro años me regalaron una caja de zapatos, un capote, una muleta y unas banderillas. Pasé mi infancia jugando al toro todos los días. Y. a los nueve años, me puse por primera vez delante de una becerra.

– El año pasado lidiaste 20 novilladas. ¿Cómo fue la temporada?

La temporada pasada empezó en Morón de la Frontera, donde debuté con caballos y pude cortar dos orejas. Ahí me clasifiqué para torear en la feria de Córdoba. Antes de esa feria toreé la primera novillada del circuito en Villacarrillo, corté tres orejas, me clasifiqué para la siguiente ronda en Utrera y ahí me descalificaron. Luego toreé en Córdoba, toreé en Sevilla, en Santander. En lo que es la oportunidad que dio el empresario José María Garzón por el de cuadro plazas, estuve en tres plazas de cuatro.

También toreé la feria de Calasparra y en la de Arnedo. Ganando la espiga de oro y el mejor toreo de capote.

Estas 20 novilladas me han servido mucho para rodarme y para aprender como torero. Y, sobre todo, para llegar esta temporada más maduro y con la cabeza puesta en que quiero ser figura del toreo.

– El 28 de febrero te presentaste en tu plaza, en Linares. ¿Qué tal estuviste esa tarde?

Vengo de una tarde en Linares que particularmente era muy importante, porque yo siempre había soñado con torear en mi pueblo. Ni mucho menos fue de la manera que yo me esperaba, pero hay tardes en las que la espada te priva de un triunfo rotundo. Aun así, como torero, se quedan sensaciones muy buenas. Interiormente estoy muy contento porque me dejé todo en el ruedo.

– En la tarde de Linares, compartiste cartel con otro participante en el Circuito de Andalucía, Manuel Román. ¿Cómo ves esa competencia?

Sé que los compañeros que actuaron conmigo en Linares hicieron una gran actuación, pero eso no me quita el sueño. Sé que cuando los toros me embistan, tengo la capacidad suficiente para poder dejar mi nombreen buen sitio.

– ¿Ilusionado por esa final en Sevilla?

Pues claro. Somos personas y tenemos sueños. Pero yo siempre digo que ni en el toreo, ni en la vida, se pueden planear las cosas. Lo que tengo claro es que toreo en Montoro el día 11. Ahí voy a poner todas mis cartas sobre la mesa para poder clasificarme.

Pero claro que sueño con esa final del 14.

Las entradas ya están a la venta en el Hostal Montoro, Bar El Paso y Bar María Valiente y en las taquillas de la plaza el mismo día del festejo con precios económicos desde 8 euros.

NO TE QUEDES SIN TU ENTRADA Y RESERVA EN EL 645691398

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *