Manuel Perera: “Volví a torear tan solo 25 días después de Vistalegre ”

El extremeño Manuel Perera, tras su debut con caballos en Olivenza, al inicio de la inesperada, para todos, temporada 2020 no ha dejado de causar impresiones positivas en el aficionado.

De la mano de su inseparable maestro y apoderado, Juan José Padilla, ha llegado a ser este año líder del escalafón con 28 festejos, y ha cortado más de 65 orejas. Además, el de Villanueva del Fresno, ha toreado cuatro festejos en plazas de primera, con presentación incluida en la Monumental de Las Ventas y la Maestranza de Sevilla. También ha estado presente en el país vecino en plazas como Arles o Mont de Marsan. 

Partícipe de esta Liga Nacional de Novilladas, consiguió ser finalista del Circuito de Andalucía, llegar al del Norte y poder quedar triunfador. Tras esto, la gran final de finales en Moralzarzal puso el culmen a una gran temporada. 

La temporada para Manuel Perera comenzaba con un grave percance en la feria de San Isidro de Vistalegre. Aún así, quiso estar presente en el Circuito de Andalucía yendo, finalmente, la temporada rodada. Tras mucho esfuerzo, ¿esperabas esta temporada?: “Ha habido mucho trabajo y sacrificio, también mucha mentalización para luchar, sobre todo, por estar ese 12 de junio en Cazorla, tan solo 25 días después de la cornada de Vistalegre. Nadie se imaginaba que podría estar, pero luché y trabajé para estar ahí aunque no llegué al 100% como es lógico porque no estaba del todo recuperado. Pero sí lo estaba mentalmente y me sentía muy motivado”. 

Con la temporada española terminada, el balance «es muy positivo», asegura el novillero. «Estoy contento con mi paso por los circuitos, creo que me han servido mucho. Me he entregado todos los días y he puesto todo de mi parte para triunfar. El de Andalucía se me escapó, y la gran final de Moralzarzal no fue mi mejor tarde. Son tardes de las que se aprende y se intenta buscar el porqué”. 

En los circuitos, hemos podido ver la gran exigencia que se ponía personalmente cada novillero y la competencia en el ruedo entre ellos. Esto le ha aportado a Perera como torero: “Me ha servido para darme cuenta de que es lo que quiero en realidad. He reafirmado que quiero ser figura del toreo y lo que me da la vida es el toro. He intentado siempre mostrar mi entrega y que no se me escapara el triunfo en ninguna de las tardes en las que he hecho el paseíllo”. 

Es un gran ejemplo para todos, el reponerse de tan grave percance, estar presente en los circuitos y llegar a estar en las finales. Así nos contaba el extremeño sobre el esfuerzo mental: “La preparación mental es pensar en el toro, saber lo que quieres, porque si lo sabes, sabes lo que tienes que superar para poder llegar a todo eso. Me ha conocido más la gente y me ha servido personalmente para darme cuenta de que soy capaz de sacar esa fuerza que hace falta”.

Indagando más profundamente en los circuitos, Manuel se queda con haber tenido la oportunidad de torear 8 novilladas en estos tiempos. Además, el extremeño ha querido «destacar el trabajo de la Fundación. Nos habéis movido por todas las redes sociales y medios de comunicación, y debemos de agradecerlo todos los que hemos tenido la oportunidad de estar ahí. Personalmente, me quedo con la tarde de Molledo. Salir y cortar dos orejas al segundo y poder estar en la final de Santander que era una plaza también donde soñaba estar”. 

Perera, como todos los toreros, tiene su talón de Aquiles, aquellos defectos que unas veces salen y otras no y que se intentan corregir diariamente. Perera asegura que ese talón de Aquiles, en algunas tardes, ha sido la espada. Aunque ha intentado «ser regular con ella». También el hecho de «arrollar en demasía la razón. El capote, lo tengo que trabajar mucho. La manera de afrontar alguna de las tardes… Lo mejor es tenerlo claro para poder pulirlas y que no vuelvan a pasar”. 

El futuro más inmediato para Manuel es el día 18 de diciembre en Cali (Colombia). Pasado esto, toca pensar en la temporada siguiente. ¿Piensa Manuel Perera en seguir el año que viene en el escalafón novilleril? O por su mente ya ronda el dar el paso al superior… “En el toreo no podemos perder el tiempo, por eso mismo hay que trabajar y luchar para llegar al sitio que queremos lo más rápido posible, pero dando pasos firmes para poder llegar hasta una alternativa preparado y con fuerza”. Llegada esta fecha,Manuel tiene muy claro cuál es su cartel soñado : “Me gustaría mucho que estuviera el maestro Manzanares, también Antonio Ferrera, pues me une a él un vínculo especial, y Roca Rey”. 

¿Y una plaza?: “Olivenza, mi tierra, que es una plaza preciosa. Si no, Nimes o Sevilla”. 

Manuel Perera tiene claro su objetivo: ser figura del toreo. Un sueño que persigue incansablemente y que llegará, cuando tenga que llegar. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.