Para Antonio Grande: “Es un privilegio llegar hasta aquí y me llena de ilusión. Uno tiene cierta presión porque somos tres novilleros que tenemos proyección, habrá rivalidad entre nosotros y esa presión es buena”.

Victoria Collantes le preguntó sobre sus antecedentes taurinos y, en el caso de Antonio Grande, la afición tiene un claro procedente, su padre: “Mi padre es picador de toros y lo he vivido desde siempre en casa. Empecé muy pronto en la Escuela, con 9 años. Mi padre no quería que fuera torero, no será agradable ver a su hijo delante de un toro. Pero disfruta los triunfos más que yo. Los consejos que me da son realistas, siempre ha sido muy duro conmigo y se lo agradezco”.

Llega en un momento bueno y tras el año de parón, regresa más ilusionado que nunca: “2019 fue mi temporada fuerte, con 23 novilladas, pero a partir de septiembre de ese año no me empezaron a salir bien las cosas. Con la pandemia y toreando en el campo volví a coger ilusión y sobre todo confianza, por lo que voy a por todas con mis armas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *